Archivo de la categoría: Poesías de autores consagrados – Música – Arte

Por Semana Santa: un poema, una imagen y un vídeo.

Cristo Crucificado,

óleo de Diego de Silva VELÁZQUEZ

Cristo de Velázquez

La saeta

Antonio Machado
 

Dijo una voz popular:
¿Quién me presta una escalera
para subir al madero
para quitarle los clavos
a Jesús el Nazareno?

¡Oh, la saeta, el cantar
al Cristo de los gitanos
siempre con sangre en las manos
siempre por desenclavar!

 
Cantar del pueblo andaluz
que todas las primaveras
anda pidiendo escaleras
para subir a la cruz.

Cantar de la tierra mía
que echa flores
al Jesús de la agonía
y es la fe de mis mayores.

 
¡Oh, no eres tú mi cantar
no puedo cantar, ni quiero
a este Jesús del madero

sino al que anduvo en la mar!

  

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Poesías de autores consagrados - Música - Arte

Un PoEmA-ReFlExIóN

 

¿Qué cuántos años tengo?

¡Qué importa eso!

¡Tengo la edad que quiero y siento!

La edad en que puedo:

Gritar sin miedo lo que pienso…

Hacer lo que deseo,

sin miedo al fracaso, o lo desconocido…

Pues tengo la experiencia de los años vividos

y la fuerza de la convicción de mis deseos.

¡Qué importa cuantos años tengo!

¡No quiero pensar en ello!

Pues unos dicen que ya soy viejo,

y otros que estoy en el apogeo.

Pero no es la edad que tengo,

ni lo que la gente dice,

sino lo que mi corazón siente

y mi cerebro dicte.

Tengo los años necesarios

para gritar lo que pienso,

para hacer lo que quiero,

para reconocer yerros viejos,

rectificar caminos y atesorar éxitos.

Ahora no tienen por qué decir:

¡Estás muy joven, no lo lograrás!

¡Estas muy viejo, ya no podrás!

Tengo la edad en que las cosas

se miran con mas calma,

pero con el interés de seguir creciendo.

Tengo los años en que los sueños,

se empiezan a acariciar con los dedos,

las ilusiones, se convierten en esperanza.

Tengo los años en que el amor,

a veces es una loca llamarada,

ansiosa de consumirse

en el fuego de una pasión deseada.

Y otras es un remanso de paz,

como el atardecer en la playa.

¿Qué cuantos años tengo?

No necesito con un número marcar,

pues mis anhelos alcanzados,

mis triunfos obtenidos,

las lágrimas que por el camino derramé

al ver mis ilusiones truncadas…

¡Valen mucho más que eso!

¡Qué importa si cumplo

cincuenta… setenta… ochenta…

Pues lo que importa:

¡Es la edad que siento!

Tengo los años que necesito

para vivir libre y sin miedos.

Para seguir sin temor por el sendero,

pues llevo conmigo

la experiencia adquirida

y la fuerza de mis anhelos.

¿Qué cuantos años tengo?

¡Eso a quien le importa!

Tengo los años necesarios para perder el miedo

y hacer lo que quiero y siento.

 

Autor anónimo

  

2 comentarios

Archivado bajo Poesías de autores consagrados - Música - Arte

JuEvEs PoÉtIcO

ROMANCE DE LA LUNA
 
A CONCHITA GARCÍA LORCA
 
 
La luna vino a la fragua
con su polisón de nardos.
El niño la mira mira.
El niño la está mirando.
En el aire conmovido
mueve la luna sus brazos
y enseña, lúbrica y pura,
sus senos de duro estaño.
Huye, luna, luna, luna.
Si vinieran los gitanos,
harían con tu corazón
collares y anillos blancos.
Niño, déjame que baile.
Cuando vengan los gitanos,
te encontrarán sobre el yunque
con los ojillos cerrados.
Huye luna, luna, luna,
que ya siento sus caballos.
Niño, déjame, no pises
mi blancor almidonado.
 
El jinete se acercaba
tocando el tambor del llano.
Dentro de la fragua el niño,
tiene los ojos cerrados.
 
Por el olivar venían,
bronce y sueño, los gitanos.
Las cabezas levantadas
y los ojos entornados.
 
¡Cómo canta la zumaya,
ay cómo canta en el árbol!
Por el cielo va la luna
con un niño de la mano.
 
Dentro de la fragua lloran,
dando gritos, los gitanos.
El aire la vela, vela.
El aire la está velando.
 
Del "Romancero Gitano".  FEDERICO GARCÍA LORCA.
 

García Lorca, Federico (1898-1936), poeta y dramaturgo español; es el escritor de esta nacionalidad más famoso del siglo XX y uno de sus artistas supremos. Su asesinato durante los primeros días de la Guerra Civil española hizo de él una víctima especialmente notable del franquismo, lo que contribuyó a que se conociera su obra. Sin embargo, sesenta años después del crimen, su valoración y su prestigio universal permanecen inalterados.

Nació en Fuente Vaqueros (Granada), en el seno de una familia de posición económica desahogada. Estudió bachillerato y música en su ciudad natal y, entre 1919 y 1928, vivió en la Residencia de Estudiantes, de Madrid, un centro importante de intercambios culturales donde se hizo amigo del pintor

Salvador Dalí, del cineasta Luis Buñuel y del también poeta Rafael Alberti, entre otros, a quienes cautivó con sus múltiples talentos. Viajó a Nueva York y Cuba en 1929-30. Volvió a España y escribió obras teatrales que le hicieron muy famoso. Fue director del teatro universitario La Barraca, conferenciante, compositor de canciones y tuvo mucho éxito en Argentina y Uruguay, países a los que viajó en 1933-34. Sus posiciones antifascistas y su fama le convirtieron en una víctima fatal de la Guerra Civil española, en Granada, donde le fusilaron.

Obra poética

Sus primeros poemas quedaron recogidos en Libro de poemas, de 1921, una antología que tiene grandes logros. En 1922 organizó con el compositor

Manuel de Falla, el primer festival de cante jondo (véase Flamenco), y ese mismo año escribió precisamente el Poema del cante jondo, aunque no lo publicaría hasta 1931. El Primer romancero gitano, de 1928, es un ejemplo genial de poesía compuesta a partir de materiales populares, y ofrece una Andalucía de carácter mítico por medio de unas metáforas deslumbrantes y unos símbolos como la luna, los colores, los caballos, el agua, o los peces, destinados a transmitir sensaciones donde el amor y la muerte destacan con fuerza.

Tras los Poemas en prosa, escribió en Nueva York un gran ciclo profético y metafísico en el que el autor apuesta por los oprimidos, sin dejar de sacar a relucir sus obsesiones íntimas. El ciclo iba a constar de dos libros, Poeta en Nueva York, escrito entre 1929 y 1930, pero que no se publicó hasta 1940, y Tierra y Luna, del que algunos poemas fueron incluidos en Diván del Tamarit, concluido en 1934, aunque también se publicó póstumamente.

Calificados muchas veces de

surrealistas, los poemas de esa obra clave de García Lorca que es Poeta en Nueva York, expresan el horror ante la falta de raíces naturales, la ausencia de una mitología unificadora o de un sueño colectivo que den sentido a una sociedad impersonal, violenta y desgarrada. Por su parte, los incompletos Sonetos del amor oscuro, escritos durante una temporada en Nueva Inglaterra (Estados Unidos), expresan una desesperación más personal y constituyen unas muestras admirables de erotismo, que sólo recientemente han sido dadas a conocer.

Otro importante poema de Lorca, dentro de la línea del neopopulismo, es el Llanto por Ignacio Sánchez Mejías, de 1935, una elegía compuesta al morir ese torero intelectual, amigo de muchos de los poetas de la generación de Lorca. Mientras que los Seis poemas galegos, del mismo año, consiguen trascender las referencias populares evidentes.

Teatro

El teatro de Lorca es, junto al de

Valle-Inclán, el más importante escrito en castellano durante el siglo XX. Se trata de un teatro de una gama muy variada con símbolos o personajes fantásticos como la muerte y la Luna, lírico, en ocasiones, con un sentido profundo de las fuerzas de la naturaleza y de la vida.

Entre sus farsas, escritas de 1921 a 1928, destacan Tragicomedia de don Cristóbal y Retablillo de don Cristóbal, piezas de guiñol, y sobre todo La zapatera prodigiosa, una obra de ambiente andaluz que enfrenta realidad e imaginación. También pertenece a la categoría de farsa Amor de don Perlimplín con Belisa en su jardín. De 1930 y 1931 son los dramas calificados como "irrepresentables", El público y Así que pasen cinco años, obras complejas con influencia del

psicoanálisis, que ponen en escena el mismo hecho teatral, la revolución y la homosexualidad, a partir de un complejo sistema de correspondencias.

Dos tragedias rurales son Bodas de sangre, de 1933, y Yerma, de 1934, donde se aúnan mitología, mundos poéticos y realidad. En Doña Rosita la soltera, de 1935, aborda el problema de la solterona española, algo que también aparece en La casa de Bernarda Alba, concluida en junio de 1936, y que la crítica suele considerar la obra fundamental de Lorca. Al comienzo de su carrera también había escrito dos dramas modernistas, El maleficio de la mariposa (1920) y Mariana Pineda (1927).

El mundo de García Lorca supone una capacidad creativa, poder de síntesis y facultad natural para captar, expresar y combinar la mayor suma de resonancias poéticas, sin esfuerzo aparente, y llegar a la perfección, no como resultado de una técnica conseguida con esfuerzo, sino casi de golpe. La variedad de formas y tonalidad resulta deslumbrante, con el amor, presentado en un sentido cósmico y pansexualista, la esterilidad, la infancia y la muerte como motivos fundamentales. (Datos sacados de la Enciclopedia Encarta `99).

 

3 comentarios

Archivado bajo Poesías de autores consagrados - Música - Arte

JuEvEs PoÉtIcO y HeLaDo

Las circunstancias me han atrapado. La vorágine del tiempo, que no se prolonga tanto como quisiera, no me ha dejado preparar ningún poema para hoy: jueves, día de encuentro con la poesía. Bueno, escucho a Andrea Bocelli, que me encanta, una canción es un poema… Y, como no sé poner canciones en mi espacio, os la transcribo.
Mañana puede ser que añada un cuento.
 
 
 
EL SILENCIO DE LA ESPERA
 
(Il mare calmo della sera)
 
No sé
fue mentira o fue verdad
un encuentro y un encanto,
un te quiero pero no,
una risa como un llanto
y te dí
la vida mía.
Y sé
que si el sol o si la luna
nos pillara enamorados
para bien o para mal
como tontos de la mano, daría
la vida mía.
 
Si fueras mágica,
si fueses música,
si el sol saliera por tu piel
seríamos amantes.
 
Si tú fueras mía
podría soportar por fin
este silencio
entre las olas de la espera.
Y así
las imágenes de tí
que conservo en mi mirada
me revelan la verdad:
Nada soy y nada fui,
fue nada
la vida mía.
 
Si fueras mágica,
si fueses música,
si el sol saliera por tu piel
seríamos amantes.
 
Si tú fueras mía
podría soportar por fin
este silencio de la espera.
 
Este silencio
entre las olas
de la espera.
 
(Lyrics: Luis Gómez-Escolar)

Deja un comentario

Archivado bajo Poesías de autores consagrados - Música - Arte

JuEvEs PoÉtIcO, De LuNa LlEnA, pReSeNtAcIoNeS y AnIvErSaRiO

Hoy tengo el placer de presentaros a un buen amigo, también escritor, también poeta, también con un equipaje repleto de ilusiones. Le propuse "colgar" en mi espacio alguna de sus poesías y la idea le pareció bien. Ayer le pedí que me enviara un e-mail con su biografía, esto es lo que he recibido hoy, una breve historia de anhelos, de lugares, escrita en una prosa poética que yo no hubiera podido traducir. Os dejo con Vladimir TATIS PÉREZ, con quien comparto el honor de dar forma a "una hija": 

"Mutilados", su novela en la que modestamente le ayudo corrigiéndole algunos defectillos.  

 

"Di de mí que nací en una isla "en el mismo trayecto del sol". Que mi necesidad de contar me ha llevado por los caminos del teatro, la pintura y la literatura. Que aún sueño que contando historias podemos cambiar mundos. Sí sueño, lo admito, aunque aveces te llamen a la puerta y te tienes que despertar, pero nada: vuelvo a cerrar la puerta y a soñar otra vez. Dí que emigro cada mañana y en la noche regreso lleno de lunas, a veces, "sucio de tiempo", "sin para amor", otras. Dí que busco en el horizonte estrellas para quejarme. Es más, Juani, de mi puedes decir que leyendo estos pensamientos escritos en versos pueden saber más de mí.

Gracias mil, Juani. Mañana abriré tu blog con la ilusión de un niño en Reyes, es decir que eres como mi rey mago.

chao."

 

Dos años dibujándote en otras pieles

 

Dos años dibujándote en otras pieles.

Veinticuatro veces le he dicho a la luna:

lléname de ella.

En este tiempo no sé en cuanto eclipse

te me has ocultado.

Ya en el aire no me cabe más tu rostro.

Hoy, el tiempo se me ha multiplicado

no sé por cuanto,

pero, por el peso de mi corazón,

tendré que inventar siglos.

Te he disfrutado

en la pluma roja del colibrí,

en las patas izquierdas de las mariposas,

hasta en los párpados de los peces.

Con los delfines,

el agua se me hizo danza.

Con brujas hechicé a los recuerdos.

He buscado tus besos entre mi almohada.

Hace dos años levó anclas el alma

y las velas se te alejaron.

Desde entonces me buscas en los atardeceres

para ponerme el sol

en el horizonte del cuerpo.

Dos años sin el azul de tu cuerpo,

sin el verde de tus manos sembrándome esperanza.

Sin yo poder sacar de tus poros

la sabia que a nuestra raíz alimenta.

Dos años cayendo y subiendo

en lágrimas de dudas y de confianza.

Ocho estaciones sacando mi morada

al balcón para deportar estrellas,

ahogando soledad,

ordeñando nostalgia.

Diciéndote:

después de esta montaña está el sol,

no se ve

pero, si esperamos un poco,

y secamos nuestras lágrimas,

lo veremos.

 

vlatape

10

 

 

 

El mar que nos separa

 

El mar que nos separa

me baña de ti.

Busco tus ojos

en luna creciente,

los encuentro cuando está llena,

los veo pestañeándome los recuerdos…

La nostalgia se pasea en la pradera

y es cuando se derriten

haciéndose agua…

Ya conté los ríos que dividen la tierra:

ninguno te llora,

solo las aves anidan

sus cantos a la orilla de la espera…

Y los árboles dibujaron hierba en la sombra de la ausencia.

La lluvia corría por el suelo de mis montañas

intentando borrar tus huellas,

el sol se le asoma a la mañana

y estas seguían inertes…

Ayer me nació un arco iris en el pecho,

te busqué en el inicio:

y los colores me mandaron al final:

era tu reflejo descansando en mi entrecejo.

De tu sonrisa me nació la esperanza,

aún la tengo grabada en mi cuerpo:

al atardecer la riego

para que ilumine los cielos…

Le puse alas a mis sueños

los envié a tu encuentro

aquí los espero

mientras tejo ilusiones.

 

Vlatape

10 

 

 

 

La soledad

 

¿La soledad?

mi otro yo.

 

 

 

Manecillas

 

Las manecillas se nos extraviaron

y los relojes de nuestros rostros

se encontraron a destiempo.

Cuando sonaron las campanadas

ya nuestros tiempos estaban cruzados.

Muy tarde…,

tal vez.

A la y punto

ya el sol le hacía reverencia a la luna.

Y, sin entenderlo,

vino el adiós.

Mejor,

así el nudo

no se hace en mi vida

sino en mi garganta.

 

Vlatape

10 

 

Tú y yo

 

Tú y yo

tenemos nuestros soles ocultos

en nubes lejanas.

Los días se nos hacen invierno

siendo primavera.

Tú, con ojos hambrientos de ternura,

y boca deseosa de mi miel.

Yo, con un corazón lleno de soledades,

y con tu olor colgado de mi piel.

Cuando nos vemos,

la luna,

se nos crece por el lado izquierdo.

Recorremos a tientas nuestros deseos.

Mis dientes se deslizan en tus labios

y el corazón gotea como miel por tu pecho.

Rebozamos los ríos

sin saciar nuestra sed.

Nos arropamos con versos antes del amanecer.

Le rompemos el techo cristalino al pudor y al miedo.

Luego,

jugamos al arrepentimiento,

nos hacemos hipócritas,

escondemos los sentimientos

para no dañar a terceros.

Evitamos recorrer caminos divinos

para no bajar a los infiernos.

Si el sol no nos quema,

utiliza mi corazón

para hacer hogueras

sobre nuestros cuerpos

y, con la luz y el calor,

hacer soles nuevos

acaso no es lo que hacen los dioses.

vlatape

10

6 comentarios

Archivado bajo Poesías de autores consagrados - Música - Arte

JuEvEs PoÉtIcO y RoMáNtIcO cOn GuStAvO aDoLfO bÉcQuEr

 
 
RIMAS
 
XVII
 
Hoy la tierra y los cielos me sonríen;
Hoy llega al fondo de mi alma el sol;
Hoy la he visto… la he visto y me ha mirado…
¡Hoy creo en Dios! 
 
                           
 
XXIX
 
Sobre la falda tenía
El libro abierto;
En mi mejilla tocaban
Sus rizos negros;
No veíamos las letras
Ninguno, creo;
Mas guardábamos entrambos
Hondo silencio.
¿Cuánto duró? Ni aun entonces
Pude saberlo;
Sólo se que no se oía
Más que el aliento,
Que apresurado escapaba
De labio seco.
Sólo sé que nos volvimos
Los dos a un tiempo,
Y nuestros ojos se hallaron,
Y sonó un beso.
……..
Creación de Dante era el lbro,
Era su Infierno.
Cuando a él bajamos los ojos,
Yo dije trémulo:
– ¿Comprendes ya que un poema
cabe en un verso?
Y ella respondió encendida:
– ¡Ya lo comprendo!
 
 
XLIV
 
 
Como en un libro abierto
Leo de tus pupilas en el fondo;
¿A qué fingir el labio
Risas que se desmienten en los ojos?
 
¡Llora! No te avergüences
De confesar que me quisiste un poco.
¡Llora! Nadie nos mira.
Ya ves; yo soy un hombre… ¡y también lloro! 
 
                                                                                                                    

Deja un comentario

Archivado bajo Poesías de autores consagrados - Música - Arte

JuEvEs PoÉtIcO, sOlEaDo Y fRíO

PENSAMIENTOS VARIOS
 
Cada vez huye más de los vivos,
cada vez habla más con los muertos,
y es que cuando nos rinde el cansancio
propicio a la paz y al sueño,
el cuerpo tiende al reposo,
el alma tiende a lo eterno.
 
Unos con la calumnia le mancharon,
otros falsos amores le han mentido,
y aunque dudo si algunos le han querido,
de cierto sé que todos le olvidaron.
 
Solo sufrió sin gloria ni esperanza,
cuanto puede sufrir un ser viviente;
¿por qué le preguntáis qué amores siente
y no qué odios alientan su venganza?
 
ROSALÍA DE CASTRO.
(Santiago de Compostela, 1837 – Padrón, 1885)
 
 
  
 
 
 
XCVI
SOL DE INVIERNO
 
Es mediodía. Un parque.
Invierno. Blancas sendas;
simétricos montículos
y ramas esqueléticas.
Bajo el invernadero,
naranjos en maceta,
y en su tonel, pintado
de verde, la palmera.
Un viejillo dice,
para su capa vieja:
 "¡El sol, esta hermosura
de sol…!" Los niños juegan.
El agua de la fuente
resbala, corre y sueña
lamiendo, casi muda,
la verdinosa piedra.
 
ANTONIO MACHADO
(Sevilla, julio de 1875 – Colliure, Francia, 1939)
"VARIA"
 
  
 
 
 
FRÍOS
 
Un frío crudo desató sus nuevas
y la gente apurada, a tropezones,
por la ciudad y como los ratones
busca sus cuevas.
 
Al verlos por las calles enfilados,
cuellos y manos por el paño ocultos,
en abrigos y pieles enfundados,
parecen bultos.
 
Pero allá arriba, cielo azul y luna
nunca tan limpios vio la vista mía.
Mientras la gente tiembla, el cielo es una
bella ironía.
 
Parece que una voz que descendiera
 del limpio cielo azul, desdeñadora,
riendo su daño les dijera:
– ¡Oídme ahora!
 
ALFONSINA STORNI
(Sala Capriasca, Suiza, 22 de Mayo de 1892
 Mar del Plata, Argentina, 25 de Octubre de 1938)
De "LANGUIDEZ"
 
 
    

Deja un comentario

Archivado bajo Poesías de autores consagrados - Música - Arte