Noticias 2

 

Figura 25-Irak actual 2

COMUNICADO DE PRENSA

20 marzo de 2008

Quinto aniversario de la invasión de Irak

GREENPEACE DENUNCIA EL DESASTRE CAUSADO POR LA OCUPACIÓN Y RECLAMA LA SALIDA INMEDIATA DE LAS TROPAS EXTRANJERAS DE IRAK

El día 20 de marzo se cumple el quinto aniversario de la invasión de Irak por parte de fuerzas de EE UU y una coalición de otros países. Cinco años después la operación, se ha demostrado un rotundo fracaso, tanto en el plano estratégico como en el militar y, más grave aún, en lo moral. Fue una guerra ilegal e injusta que se lanzó basándose en mentiras y que sólo ha logrado convertir la vida de la población iraquí en un desastre, hacer de Oriente Medio un lugar más inseguro y fomentar aquello que supuestamente se pretendía combatir: el terrorismo internacional. Irak es hoy uno de los países más peligrosos del mundo, la inseguridad y la falta de servicios básicos alcanzan niveles sin precedentes, y las violaciones de los derechos humanos están a la orden del día.

Los peores efectos los sufre la población iraquí. No hay cifras exactas sobre cuántas personas han muerto en Irak desde la invasión, pero el estudio más amplio, realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y el Ministerio de Sanidad iraquí, y publicado el pasado mes de enero, hablaba de más de 150.000 personas hasta junio de 2006. La revista médica The Lancet eleva la cifra a más de 600.000, teniendo en cuenta no sólo los muertos debido a la violencia sino los que se producen como consecuencia del deterioro de las condiciones de vida y la falta de asistencia sanitaria. 

Pese a que desde Washington se afirma que la situación de seguridad ha mejorado, en realidad sigue siendo dramática. Son numerosos los responsables de esta situación: por una parte, los grupos armados siguen secuestrando, torturando y asesinando a civiles; la violencia sectaria sigue disparada y ha logrado crear zonas étnicamente homogéneas, ya que la población suní o chií huye de las zonas de mayoría diferente por el miedo; las fuerzas de la coalición y las fuerzas de seguridad iraquíes atacan indiscriminadamente a civiles y llevan a cabo ataques desproporcionados, y lo mismo (o peor) ocurre con los contratistas privados.

La situación humanitaria es dramática. Dos de cada tres iraquíes no tienen acceso a agua poblable y un tercio de la población (ocho millones de personas) necesitan ayuda de emergencia para sobrevivir. La mitad de la población activa está desempleada y más del 40% vive con menos de un dólar al día, es decir, en el umbral de la extrema pobreza. Los sistemas de salud y educación han colapsado. Pero quizá el dato más espectacular es el de la población que ha tenido que huir de su hogar: 2,2 millones de personas huyeron a países vecinos y se han convertido en refugiados, y más de dos millones han sido desplazados dentro del país. Todos ellos viven en condiciones penosas.

"La invasión de Irak, y en general la llamada guerra global contra el terrorismo, ha sido un rotundo error y un fracaso. Esta guerra fue ilegal, se lanzó basándose en mentiras, y ha creado un problema donde no lo había: en Irak había un régimen despótico, pero no había terrorismo antes de la invasión. Ahora es, junto con Afganistán, el campo de entrenamiento para terroristas más importante del mundo. El próximo presidente de EE UU, sea cual sea, debería pararse a pensar y replantearse una estrategia, basada en la violencia, que sólo ha generado más violencia", asegura Mabel González, responsable de Desarme de Greenpeace.

Esta guerra, además, ha tenido un altísimo coste económico. Según el premio Nobel de Economía Joseph Stiglitz, una evaluación conservadora situaría esa cifra en torno a los 3 billones de dólares, cantidad muy superior a lo que se calculó inicialmente, y el precio real lo pagarán las generaciones futuras. Si el Gobierno de George W. Bush dijo que la guerra iba a costar 50.000 millones de dólares, la realidad es que cuesta esa cifra cada tres meses. Hasta el momento, casi 4.000 soldados estadounidenses han muerto en Irak, la mayoría en combate. Pero el número de heridos multiplica por 15 al de fallecidos. Hay 52.000 veteranos diagnosticados con síndrome de estrés postraumático y se calcula que habrá que pagar pensión por discapacidad al 40% de los 160.000 soldados desplegados.

La guerra de Irak ha demostrado que los millones de manifestantes que clamaban contra ella hace cinco años tenían razón, cuando afirmaban que la violencia no era la solución y que sólo generaría más violencia. Oriente Medio es hoy un lugar más inseguro y también lo es el resto del mundo. La ocupación ha convertido a Irak en un polo de atracción y campo de entrenamiento para el terrorismo internacional.

Cinco años después, dos de los promotores de la guerra (Tony Blair y José Mª Aznar) han perdido el poder, y otro (George W. Bush) está a punto de finalizar su presidencia. "Esperamos que aquellos que los sustituyan reconozcan el desastre que han causado y emprendan políticas de claro retorno al multilateralismo y al Derecho Internacional. En el caso del nuevo presidente o presidenta de EE UU, debería plantearse de forma inmediata la retirada de sus tropas y el cese de la injerencia en aquel país", concluye Mabel González.

ANEXO

Algunos datos sobre la situación en Irak

        No se conoce la cifra de víctimas civiles en Irak desde la invasión, en marzo de 2003. La organización Iraq Body Count ha documentado 47.668, mientras la publicación médica The Lancet eleva la cifra a más de 600.000. El estudio más completo realizado hasta ahora, por la OMS y el Ministerio de Sanidad iraquí, lo cifraba en 151.000 personas hasta junio de 2006 (últimos datos disponibles).

        Todas las partes de este conflicto violan los derechos humanos y atacan indiscriminadamente a los civiles: las fuerzas de ocupación, las fuerzas armadas iraquíes, los grupos de oposición y los contratistas privados. Todos han cometido violaciones de los derechos humanos y crímenes de guerra, en medio de una impunidad generalizada.

        La situación económica es desastrosa. Dos de cada tres iraquíes no tienen acceso a agua potable, la mitad de la población activa no tiene trabajo y un 40% vive con menos de un dólar al día, y necesita ayuda de emergencia para sobrevivir. La malnutrición se ha disparado. Y nadie puede hacerse cargo de la situación porque los sistemas de educación y salud se han desmoronado.

        El miedo y las necesidades han llevado a mucha gente a huir. 2,2 millones se han ido a países vecinos como Siria y Jordania, donde su situación es muy difícil, y dos millones más se han desplazado dentro de Irak.

       Cerca de 60.000 personas han sido detenidas por la fuerza multinacional y las fuerzas de seguridad iraquíes, según el Comité Internacional de la Cruz Roja. La mayoría permanece en esta situación sin ser acusados ni llevados a juicio. La tortura y los malos tratos son prácticas generalizadas. La pena de muerte se reinstauró en el año 2004 para una amplia serie de delitos, cientos de personas han sido condenadas y decenas ejecutadas. Sólo en 2007 Amnistía Internacional documentó 199 condenas.

20070321131521-irak-guerra-civil

    La situación de las mujeres y niñas se ha deteriorado de forma gravísima y sus derechos son sistemáticamente vulnerados. Muchas han abandonado el trabajo o el colegio, y en numerosas zonas son atacadas si no cumplen con el código de vestimenta islámico.

      Algunas fuentes cifran en 3 billones de dólares el coste de la guerra, a los que habría que sumar 3 billones más que pagará el resto del mundo.

FIN DEL COMUNICADO

Para más información: Mabel González Bustelo, responsable de Desarme de Greenpeace, 618 54 81 90

Prensa Greenpeace: Marta San Román, 680.40.06.45

Anuncios

1 comentario

Archivado bajo Noticias

Una respuesta a “Noticias 2

  1. Pepi

    Ayer me llegó este comunicado, y por supuesto creo en todo lo que dice. Al igual que miles de españoles salí a la calle para decir que no a esa guerra, pero la voz de los pacifistas casi nunca es escuchada, es mucho más poderosa las razones de ambición y dinero. Lamento mucho lo que ocurre en Irak, lo mismo que en Palestina, ahora mismo a saber el horror que se estará viviendo en el Tibet, me duele en el alma, porque creo firmemente que las guerras no sirven para nada. Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s