ImPrEsIoNeS

Martes, 13 de Dicbre. de 2005

 

 

Un paseo por el parque. Impresiones.

 

 

Hoy he bajado a pasear por el parque. La última vez lo hice el 17 de Noviembre y estuve tomando fotos. He bajado casi un mes después, y eso que me queda a dos minutos de casa.

La mañana era heladora pero no me ha importado. Yo iba bien embutida en mi trenca roja que después de años me vuelvo a poner. La verdad es que parezco Papá Noël (Mamá Noël), pero bueno, ¿acaso importa? Voy con las fechas.

Primero he llevado las felicitaciones navideñas al buzón, por algo pasé todo el domingo escribiéndolas: para enviarlas. Han salido unos treinta Christmas por correo normal y unos quince que envié por e-mail. Ahora sólo queda aguardar las respuestas, si es que las hay… Siempre falla alguien, y siempre me digo: "Al año que viene no escribo a esta persona". Pero llegan estas fechas y, bueno, tropiezo en la misma piedra: envío una nueva felicitación.

Ya me he ido por los cerros de Úbeda. Yo iba a hablar de mi paseo por el parque. Empezaré de nuevo. La mañana era heladora. Serían las doce del medio día cuando he bajado a la calle. Después de echar las felicitaciones al buzón he ido atravesando por el laberinto de casas del barrio y he llegado al parque. Por el sol no se estaba mal. Ese típico sol de invierno, brillante pero casi incoloro. La brisa, pues corría algo de relente, se colaba inmisericorde por todas las rendijas de mi ropa. He notado la piel de la cara tersa a causa del frío. Me he preguntado: ¿A qué hacerse un lifting de esos, tan sumamente caros, si con salir un poco a la calle se te estira la piel que es un gusto?

He caminado sin prisas. Bajo las mimosas del paseo. Las trajeron hará unos cinco años o más, cuando arreglaron esa zona del parque. Llegaron de muy lejos, del sur del planeta. Se han aclimatado bien, pero suelen florecer en invierno, durante su primavera-verano austral; a pesar de todo me da la impresión de que se van haciendo a su nuevo entorno. Hay algunos arbolitos repletos de botones amarillos que parecen dispuestos a estallar en cualquier momento. Otros, en cambio, permanecen dormidos. Será hacia febrero o así cuando éstos rompan su letargo y alegren con su amarillo chillón el camino que usamos paseantes, ciclistas y corredores.

En la zona baja, donde se encuentran las pistas de juego, a esas horas, sólo había hombres: Jubilados y ancianos que llenaban las cuatro o cinco pistas habilitadas para jugar a la petanca. Algunos, como la pista más cercana a la calle que bordea el parque se encuentra bajo la sombra de los abetos, muy altos, jugaban directamente sobre la arena, en un espacio más soleado.

También hoy he visto al matrimonio de ancianos que tanta ternura me produjeron el mes pasado: ella, tapada hasta los ojos, impedida, en una silla de ruedas, hoy estaba "aparcada" junto a un banco. Su marido, sentado en la esquina de ese banco, a su lado, le acariciaba el brazo. Ambos tomaban el frío sol mientras miraban el juego de los jubilados.

He seguido mi camino. Los macizos de flores que fotografié en Noviembre están ya muy ajados. Las campanillas rosas están casi todas secas, pero no se han caído los pétalos, continúan dentro de sus cálices; el tono rosa ahora se ha convertido en color vino y, entre las hojas verdes, crean un hermoso conjunto. Los arbolitos (desconozco su nombre, parecen laureles), lucen unas hojas que ahora han pasado de tener un color oro viejo a un tono rojo subido, en otros casos marrón y, entre ellas, hay racimos de frutos anaranjados, algunos grandes, en forma de bolas de Navidad. También de los tallos de las rosas cuelgan frutos de distinto tamaño que van del naranja al rojo subido, a pesar de ello, algunos pétalos siguen formando la rosa que fue y que se niega a morir. He visto caer una hoja de uno de los álamos, volaba lenta hacia el suelo, era como si bailase un vals antes de posarse sobre el asfalto.

Un abuelo jugaba con su nieta, de poco más de un año. Los columpios, estaban vacíos de niños que aún seguían en el colegio.

La bruma jugueteaba entre las copas chatas de los pinos piñoneros, remolona, no quería marcharse. Y la hierba de los parterres, en las zonas de sol, relucía brillante, húmeda, con lágrimas en sus bordes que la escarcha de la noche le causó. En las umbrías la escarcha formaba lagunas heladas sobre la hierba donde, pisadas de paseantes y perros, la acamaron; la escarcha aplastaba a su vez a la hierba, aprisionándola, no la dejaba salir… Los charcos, y ciertos lugares del camino solitario, asfaltado, también lucían espejos de hielo, algunos de ellos rotos.

Había poca gente en el parque: algún joven en mallas, corriendo; uno regresaba de clase, mochila al hombro, vestía un pantalón corto. Imaginé que sería para enseñar el tatuaje en la pierna derecha, unos caracteres chinos que a saber qué pondrían. Algún ama de casa, apresurada, cargaba pesadas bolsas…

La verdad es que hacía frío, pero no el suficiente como para hacerme desistir de mi paseo. Notaba la tirantez de la piel de mi cara. El helor que me subía por piernas y muslos que el pantalón, a pesar de ser de invierno, no protegía lo suficiente. Pero mis manos iban calientes, como casi siempre. Suelo llevarlas guardadas en los bolsillos. Dice el refrán: "Manos frías, corazón caliente". Yo me digo: Entonces yo debo de tener el corazón helado… De regreso a casa lo pensaba esta mañana y he llegado a la conclusión de que, al menos en mí, no se cumple el refrán. Sin que se me malinterprete creo que mi corazón es tan cálido que tiene calor para calentarse él y también mis manos, apéndices chatos a los que castigo mordiéndome las pieles de los dedos. He querido dar la vuelta al refrán y lo he hecho.

Al encaminarme a la tienda para hacer algo de compra, antes de subir a casa, me he parado en el borde de la acera para cruzar la calle y lo he hecho junto a una alcantarilla. Sus efluvios, pestilentes, me han devuelto a la cruda realidad. No he querido que eso enturbiara mis sensaciones placenteras de minutos antes. Me he llevado una mano a la cara y la he olido. Hoy olía a "Aura" de Loewe y ese aroma me ha traído a la memoria momentos muy gratos: Los que pasé en el Puerto de la Cruz. Y esto me llevó a recordar el mar. El mar…, cuánto lo añoro.

 

 

 

Anuncios

5 comentarios

Archivado bajo Reflexiones

5 Respuestas a “ImPrEsIoNeS

  1. JOSE ANTONIO

    "…apéndices chatos a los que castigo mordiéndome las pieles de los dedos"… ;-).. Si puedo te llevo un trozo de mar… para que puedas ponerlo en tu parque y pasear por su orilla siempre que quieras, oliendo las olas…pisando su brisa.Ya conozco tu parque…

  2. Maria

    Mamiiiiiiiiii te quise poner el FELIZ CUMPLEAÑOS TODO BONITO, pero no se hacer estas cosas aki y se ha kedado todo descolocado, joooooooooooBueno igual… ponia:FELIZ CUMPLEAÑOS!!! TE QUIEROOOOOOOO!!!Tu hija:)Ahora se ha quedado como una sopa de letras o bueno minimo un crucigrama, dificil de los que te gustan ajajajajaj.Te deseo unos muy felices 51 añitos, que esta de guapa mi mamiiiiiiii a que si???

  3. Juana

    Hola, de nuevo, Khono.Veo que te ha llamado la atención la forma en que definí a mis manos en el paseo por el parque, pero es que son así, "chaparritas", como yo. Y sí, me muerdo los pulpejos de los dedos… Los nervios: por querer aprender, abarcar, sacar tiempo de donde no lo hay, pues en fin, que los aplaco en mis dedos.GRACIAS por ofrecerme tu mar. Cerraré los ojos y soñaré con él. Y sí, oleré las olas, pisaré su brisa, volaré con las gaviotas…Un abrazo, África.

  4. Juana

    Gracias cariño por felicitarme en mi espacio.¡La sopa de letras te ha quedado magnífica, si lo haces a propósito no te sale tan bien!He visto que también me felicitas en tu "mensaje" de internet. Se va a enterar medio mundo de que es mi cumple.De todas formas GRACIAS, pr tus felcitaciones y por tenerte.T.Q.Muchíiiiiiiiiiiiiiiiisimooooooo. Mami.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s