Obituario

 

Hoy lloramos la muerte de un querido amigo, Sentido Común, que ha estado entre nosotros durante muchos años. Nadie sabe a ciencia cierta cuántos años tenía puesto que los datos sobre su nacimiento ya hace mucho se han perdido en los vericuetos de la burocracia.

Él será recordado por haber sabido cultivar lecciones tan valiosas como entrar y salir de la lluvia, por qué los pájaros que madrugan consiguen lombrices, etc. La vida no siempre es justa y tal vez haya sido yo el culpable.

Sentido Común vivió bajo simples y eficaces consignas ( no gastes más de lo que ganás) y estrategias parentales confiables, (los adultos, no los niños, están a cargo de…).

Su salud comenzó a deteriorarse rápidamente cuando se aplicaron reglas bien intencionadas, pero arbitrarias.

Informes respecto de un niño de seis años acusado de abuso sexual por haberle dado un beso a una compañera de clase; adolescentes suspendidos del colegio por haber usado enjuague bucal después de almorzar y que una maestra fuera despedida por reprender a un alumno indisciplinado, sólo hicieron que empeorara su condición.

Sentido Común perdió terreno cuando los padres atacaron a los maestros simplemente por hacer el trabajo en el que ellos fracasaron: disciplinar a sus ingobernables hijos.

Declinó aún más cuando las escuelas debieron requerir un permiso de los padres para administrar una Aspirina, reprender y castigar la conducta del niño, o colocar una cinta adhesiva a un alumno; pero, eso sí, no podían informar a los padres si una alumna estaba embarazada y quería abortar.

Sentido Común perdió su deseo de vivir cuando los Diez Mandamientos se convirtieron en contrabando; las iglesias en negocios, y los criminales recibían mejor trato que sus víctimas. Para Sentido Común fue un duro golpe que uno ya no pueda defenderse de un ladrón en su propia casa, pero que el ladrón pueda demandarnos por agresión.

La muerte de Sentido Común fue precedida por la de sus padres, Verdad y Confianza; la de su esposa, Discreción; su hija Responsabilidad y su hijo, Raciocinio.

Lo sobreviven sus tres hermanastros; Conozco Mis Derechos, otro Tiene La Culpa y Yo soy Una Víctima.

No hubo mucha gente en su funeral porque muy pocos se enteraron que se había ido.

 

Autor desconocido.

 

Anuncios

3 comentarios

Archivado bajo Relatos autor desconocido

3 Respuestas a “Obituario

  1. Tony

    Despues de leer esto, no me queda otra cosa que aplaudirte, aplaudirte y de nuevo darte la enhorabuena…Nadie hubiera explicado mejor este cambio tan brusco y rápido que esta sufriendo la sociedad española e internacional, respecto a sus caracteres…La verdad es que hoy más que nunca, nos asustamos cuando escuchamos la pregunta de ¿Hasta donde vamos a llegar?, porque de verdad que viendo como nos comportamos ( me incluyo a mi mismo), Dios sabe que será de nosotros si seguimos así. Odio ser catastrofico y tener pensamientos tan pesimistas sobre el futuro mio y nuestro, pero es que viendo como están las cosas hoy en día, una juventud que avanza tan apresurada y peligrosamente y cuya cultura no es para tirar cohetes en la mayoria de los casos, se puede esperar poco de nuestro país de aqui a cuarenta o cincuenta años, o antes quien sabe…Bueno juana, sé que quizas sobra mi opinión personal en el comentario, que puedes pensar que para ello tengo yo el mio jeeje, pero despues de lo que he leido tenía que soltarlo..Espero que no te haya molestado.como siempre gracías y sigue así.Un saludoTony

  2. Juana

    Hola, Tony, buenas noches.He leído tu comentario, tan amable como siempre pero, en esta ocasión el escrito no es mío. Si te fijas no está firmado. Lo cierto es que tampoco sé de quién es. Me lo envió ayer o anteayer Marta, mi amiga argentina, los problemas son los mismos a ambos lados del Atlántico: la globalización nos va envolviendo a todos por igual.Siento decepcionarte. La verdad es que no me dí cuenta al colgar el escrito. Debí de poner abajo "anónimo". No me gusta que me echen flores ni apropiarme de nada que no me pertenece. Entono el "mea culpa"…He intentado pasarme por tu espacio, pero el ordenador no me deja. Es un "colgao" con una pila de años y se gripa como el viejo motor de un coche. Cuando pueda me daré una vuelta por tu espacio para ver si hay algo nuevo y ponerte algún mensaje.Por cierto, si te publican algo en MargenCero espero que me lo digas para leerlo y opinar.Te dejo. Es la hora de la cena y no la de dar a la tecla.Un beso, J.

  3. Juana

    He subsanado el error. No quiero que nadie se llame a engaño cuando lea "Obituario".Es un escrito del que desconozco su autor, pero me pareció tan bueno, tan actual, tan publicable que lo hice.Saludos. África.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s