Reflexiones

Reflexiones

Yo no soy filósofa, pero sí amo la sabiduría. Intento aprender, cada día, un poquito más. Si cada día uno es un poco más viejo, por tanto nos hacemos más sabios.

 En este mes, Noviembre, el mes por excelencia de "los muertos", de la muerte, el mes en el que los árboles acaban de desprenderse de las pocas hojas que aún los cubrían. El mes en el que el cielo, por lo regular, suele estar empañado, gris, con una luz espectral. Un mes en el que la tierra amanece entre brumas, y se queda quieta, como aguardando pacientemente la época en la que todo se renueva, en la que el color regresa al mundo… Es el mes para la reflexión.

Ayer murió la abuela de alguien a quien aprecio mucho. No lo supe de inmediato, sino que me enteré por la noche. No conocí a esta persona, pero lo cierto es que pensé en ella bastante… Hoy por la mañana he telefoneado para dar el pésame a la familia, algo que me resulta tan incómodo, porque jamás sé bien qué decir. Porque, por mucho que lo sienta, las palabras se me resisten, porque conozco ese dolor y por mucho que te digan nada lo atenúa. He salido del trance lo mejor que he podido. ¡Es tan difícil intentar consolar a un nieto que acaba de perder a los dos abuelos en un corto espacio de tiempo!

Luego, como una luz que se enciende sola, me ha venido un pensamiento a la cabeza. Un pensamiento que ha dado lugar a esta reflexión: dicen que al nacer llegamos entre júbilo, rodeados por los seres queridos, en compañía, al fin; también dicen que a la hora de la partida todos estamos solos. Yo digo: cuando nacemos venimos acompañados. Todos llegamos sí, acompañados, pero llegamos también de la mano de la muerte.

 La muerte, lo único cierto en esta vida incierta. Nadie puede predecir, ni saber, si seremos; ricos o pobres; altos o bajos; gordos o flacos; fieles o infieles en nuestras relaciones … Ninguno de nosotros sabemos, ni nadie, si pasaremos de la infancia, llegaremos a la juventud o la pasaremos, llegaremos a la madurez o si, con suerte, pisaremos los salones de la vejez. La muerte nos acompaña durante todos los días de nuestra vida. Es nuestra sombra. Nuestro otro yo. Ella es quien perdura. La muerte es más larga que la vida, por muy larga que ésta lo haya sido. La muerte, al soltarnos de la mano, nos deja a la vereda de un camino y esta vez ya en solitario…

Si nuestro paso por la vida fue dilatado en el tiempo, dichoso, si hicimos felices a cuantos nos rodearon, si los amamos, si pensamos en ellos más que en nosotros mismos, si no fuimos egoístas y supimos compartir y darnos a los demás, perduraremos porque estaremos en el recuerdo y en el pensamiento de los que se quedaron atrás, de los vivos. Ellos serán los encargados de prolongar nuestro recuerdo, si es bueno, por generaciones. Entonces nuestra muerte habrá sido más duradera que nuestra vida. Pero para ello debimos de tener antes una vida fructífera y ejemplar. No hablo de santidad, sino de bondad, de saber estar y tener una presencia de ánimo positiva ante cualquier tropiezo.

 No estoy depresiva ni nada que se le asemeje. Es una reflexión como otra cualquiera. Es un toque de atención sobre algo que está ahí, que nos acompaña, que en cualquier momento puede optar por abandonarnos y tomar su camino en solitario. Lo mejor: estar preparados y tener las ideas claras. No debemos aferrarnos a la mano de nuestra invisible compañera, sino dejarnos ir cuando sintamos que ella intenta desasirse de nuestro lazo. Ella, la muerte, sabe cuándo ha llegado el momento del adiós y, creo, que también nosotros lo sabemos, en nuestro fuero interno lo sabemos, pero nos aferramos a la vida, a lo terrenal, a lo conocido, de tal forma y con tal ansia que podemos agonizar durante meses, años o toda la vida, porque no queremos rendirnos ante la única que es real: la muerte. La despedida.

J. Castillo.

 Jueves, 3 de Noviembre de 2005 – 19,20 p.m.

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Reflexiones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s